Mi vida en piloto automático

Me dejaba llevar por una extraña fuerza dentro de mí, como si no tuviera otro remedio. Lo cierto es que había sido así durante mucho tiempo. Toda mi vida. Por lo que casi lo sentía como mi propia identidad.

Yo era yo y mis circunstancias, solía pensar. Me resignaba. Me creía sin poder para cambiarme a mí mismo y cada día me dejaba llevar inconscientemente por esta creencia.

Hasta que un día asumí la responsabilidad, asumí el reto. Eso si… iba a ser difícil, pues eran muchos años creyendo, pensando y sintiendo lo mismo.

 

En modo automático la mayor parte del día.

 

De repente pude distinguir dos formas de vivir.

Una era por inercia. En piloto automático, la mente se dejaba llevar por todo aquello que ella era o había sido. Mis pensamientos eran los que llegaban sin yo cuestionarlos mucho.

La otra era más directa, fruto de una conciencia superior que me permitía estar presente y elegir aquello sobre lo que quería pensar.

Tienes que elegir, o repites lo que estás haciendo o tratas de evolucionar.

Y cuando te empiezas a dar cuenta de que ser dueño de tus pensamientos es una habilidad, una que podemos practicar y llegar a dominar, entonces una parte de ti ha cambiado para siempre.

Llegar a este punto no sucede en un instante sino que requiere aprendizaje, requiere repetición hasta que un día forme parte de nosotros. Porque todas esas creencias que nos limitan han formado parte de nuestra configuración predeterminada durante años… Esa con la que me levantaba cada día de la cama sin saber que la llevaba puesta.

Empiezas a ser más consciente. Observas tus pensamientos y puedes ver de dónde vienen. Puedes ver las creencias que te dan forma, cuándo se instalaron y todo lo que ha derivado de ellas. Dejas de culpar a los demás por tu situación y te empiezas a culpar a ti. Sí, al principio es doloroso, como cualquier otra verdad.

Pero, si yo no podía ver todo eso que me gobernaba, entonces… ¿era culpa mía? En cierto modo no, al menos no toda.

No es culpa mía mi pasado, pero sí lo será mi futuro.

¿Por qué cuesta tanto?

 

Sabemos que tenemos muchas cosas que hacer en la vida, pero en cuanto empezamos a pensar en esos cambios empezamos a preocuparnos de más. Pensamos sobre todas las razones por las que vamos a pasarlo mal.

La razón es sencilla: NO CREEMOS EN NOSOTROS.

Es irremediable que ocurran cosas malas. Pero si permites que tu mente piense en piloto automático, diciendo todo el rato que eres incapaz de intentar lo que quieres, dejándote llevar por esos pensamientos de que todo va a salir mal… de que no vamos a conseguir estar en forma nunca, que vamos a fracasar…  Entonces estás configurando la forma en la que tu mente va a funcionar y en consecuencia vas a tener respuestas automatizadas para pensar y hacer ciertas cosas, o en la mayoría de los casos, para NO hacerlas.

Por otro lado, la razón por la que tenemos ese piloto automático predeterminado es porque lo necesitamos. Hay muchísimas cosas que tenemos que hacer cada día que no deberían requerir que pensemos demasiado. El problema es que estos patrones de pensamiento negativos pasan también a formar parte de este piloto automático.

Autopiloto esta bien cuando ayuda, pero es horroroso cuando funciona en contra de ti.

Tu piloto automático dice que eres un impostor, que nadie te quiere, que no tienes talento, que ni se te ocurra arriesgar no sea que te quedes peor de lo que estás, que no gastes tiempo en aprender cosas nuevas… y se ha convertido en parte de tu configuración para el día a día.

Quizá todo viene por unos errores que tuvimos en el pasado, porque algo se nos dio mal, porque nuestros padres, profesores o quien sea nos pusieron la etiqueta de “no eres lo suficientemente… lo que sea” y un sinfín de razones más.

Lo mejor de todo es que podemos aprender.

 

Como decíamos antes, es un proceso. Es como empezar a escribir con la mano izquierda si eres diestro. En vez de, sin pensar, agarrar el lápiz con la derecha y empezar a escribir… ¡Párate! y decide escribir con la izquierda.

Así que, para dejar de ser alguien que sólo piensa basura negativa y convertirse en alguien que piensa directamente debemos dirigir nuestros pensamientos para ELEGIR coger el lápiz con la izquierda.

Al principio no vas a sentirlo como algo familiar, vas a sentirte desamparado y perdido. Pero eso es exactamente lo que necesitamos porque significa que estamos saliendo de ese piloto automático.

¿Lo puedes ver aquí? Cuando te sientes perdido por empezar a pensar diferente es un intento de tu mente por volver a esa comodidad, esa zona de confort, a lo que es familiar. Así se forman nuestros hábitos y rutinas. Esto sucede tanto con buenos como malos hábitos.

Y lo mismo sucede cuando pasas de dejarte llevar por tus pensamientos en piloto automático a pensar deliberadamente en aquello que quieres pensar, que creas el hábito.

Positivo, esperanzador y optimista… este es el trabajo de cambiar esos patrones de pensamiento en tu vida. Y podemos hacerlo, de la misma forma que, como vimos arriba, podemos enseñarnos a escribir con la izquierda.

Lo único que puede pararte es la forma en la que piensas. Si puedes cambiar como piensas, puedes cambiar tu vida.

Mis conclusiones.

 

Tengo la creencia de que la forma en la que pienso es una elección. Puedes elegir entre seguir pensando lo mismo que has estado pensando siempre o puedes evolucionar.

Sin embargo, “hasta que tu deseo de cambiar no supera a tu deseo de continuar siendo el mismo, nada va a cambiar” Kain Ramsay.

Por lo tanto ¡El primer paso para superar este piloto automático es poder verlo! Si, ser consciente de ello nos va a permitir identificarlo en nuestro día a día.

Un ejercicio práctico para quien se atreva.

 

Y tú ¿Qué piensas sobre ti mismo? ¿Qué creencias limitantes configuran tu patrón de pensamientos? Escríbelas en un papel.

¿Quizá tus padres o tus profesores te enseñaron a pensar así sobre ti, porque ellos también pensaban así sobre ellos mismos? ¿Quizá no te han tratado como mereces y alguien te ha hecho pensar que no vales mucho? ¿Unos padres muy antiguos? O ¿ quizá muchas dificultades han hecho que pienses como piensas?

¿Qué problemas me ha causado pensar de esta forma en mi pasado?

¿Qué problemas me ocasiona en el presente?

Y sobre todo ¿qué problemas me va a ocasionar en el futuro?

… ahora que somos un poco más conscientes, quiero que te des cuenta para el resto de tu vida que tienes trabajo. Y que cuando esos patrones de pensamiento negativo vuelvan a la carga, y te digan que eres muy viejo o muy joven, que no eres lo suficientemente listo, que no tienes ningún talento … ahí es cuando tienes que poner en practica este proceso de pensamiento dirigido y cambiarlo todo a positivo.

Espero que un día miremos atrás y nos acordemos de aquellas antiguas creencias.

fuente foto aquí

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.